Imagen de la Revolución

Escrito por Carlos Castañon el domingo 22 de noviembre, 2009 - 14:08 en Rumbo al Bicentenario, Centenario, Revolución

 

Por Paco Calderón


Este post ha sido 3132 veces visto.
comments powered by Disqus

1 comentarios de "Imagen de la Revolución"

#1 Luis Felipe escribió: 24/nov/2009

Hola Carlos:

Van algunas lineas sobre nuestra Revolución Mexicana.

La Revolución Mexicana hoy

En realidad no hubo en México una revolución en sentido clásico, es decir una revolución social, un movimiento armado que transformara las relaciones de producción, que transformara el régimen de propiedad, que transformara todo el aparato institucional, que transformara el sistema de privilegios, que terminara con las desigualdades, que terminara con la marginación y la pobreza. Lo que hubo en México fue una revolución política. Es decir se cambiaron de mando las estructuras de gobierno, se renovaron las elites políticas. Se creo un estado y un partido aliado que se fue renovando. Se creo un sistema corporativo mediante un pacto social populista, que funcionó de manera virtuosa durante muchos años. Con algunas reformas incorporadas con el paso del tiempo, continuamos viviendo hasta la fecha en lo que Mario Vargas Llosa calificó alguna vez como “la dictadura perfecta”.

Los diversos proyectos en pugna intentaron ponerse de acuerdo mediante la realización de las famosas convenciones, donde se plasmaron los principios y las ideas que darían origen a la Constitución de 1917. Largos debates y ríspidas discusiones se dieron entre los ideólogos de cada uno de los grupos revolucionarios. Finalmente se construyó un documento de avanzada que con múltiples parches y modificaciones continúa vigente hasta nuestros días. Sin duda se avanzó en el ámbito formal; son notables los postulados de los artículos originales de la Constitución, sobre todo los artículos: 3º, 27, 123 y 130. Pero lejos de las ideas libertarias de los Flores Magón, de los Villa y Zapata.

Los verdaderos ganadores fueron la emergente clase media (intelectuales, rancheros y mercaderes) y algunos sectores de la clase alta, representada sobre todo por Madero, Carranza, Obregón, Calles que luchaban por un México moderno, democrático y progresista, pero gobernado por el centro, bajo el control de un fuerte estado nacional. La Constitución de 1917 plasmo las ideas y mecanismos que darían pie a la consolidación de un proyecto de nación ecléctico, donde la continuación de los privilegios, convivía con retazos de justicia social, donde la reconcentración de la tierra, coexistía con repartos agrarios, donde la concentración del ingreso no cancelaba la posibilidad de generar políticas redistributivas, donde la concentración del poder político por las elites, daba pie también para ir generando gradualmente dosis de apertura democrática, en fin tuvimos una revolución “sui generis”.

La apertura económica de nuestro país abrió las puertas a la democracia electoral, pero también trajo nuevos problemas, el TLCAN no contribuyó a salir de la dependencia y a lograr mayores niveles de desarrollo, mucho menos de integrarnos decentemente al primer mundo. Nuestros niveles de competitividad están por los suelos, nuestro crecimiento económico camina a paso de cangrejo, los salarios se esfuman irremediablemente, el desempleo esta peor que nunca, el cierre de empresas es el pan de cada día, nuestros representantes se alejan cada vez más de las necesidades básicas de la población, las remesas de nuestros migrantes descienden en caída libre, los precios del petróleo no repuntan, y por tanto los ingresos por este concepto son cada vez menores, no hay una estrategia económica que ponga en el centro el objetivo de la recuperación del crecimiento, así como de la distribución de sus beneficios coherente para salir de la recesión. No hay quien pare la voracidad de los poderes fácticos, en suma, no hay quien ponga orden en este país.

Esta modernización excluyente pone en riesgo la cohesión social, la paz y la estabilidad política. Estamos a tiempo de construir un nuevo pacto social para relanzar el desarrollo económico y dar vida a un régimen plenamente democrático, con el establecimiento de un real estado de derecho para garantizar la viabilidad de México como nación independiente. Volver a retomar las ideas de los revolucionarios que lucharon por transformar de fondo las condiciones que generan la desigualdad, marginación y pobreza en nuestro país.


Si el comentario no está relacionado con el tema, podrá ser borrado o no ser publicado. Recuerda que al hacer un comentario en forma anónima, se registra la dirección de internet.
¿Tiene cuenta en El Siglo de Torreón? escriba los datos:
Usuario/correo: Contraseña:

Si usted se identifica podrá ver sus comentarios, borrarlos y si tiene fotografía establecida en "Mi Siglo" entonces aparecerá en sus comentarios.

De lo contrario sus comentarios serán enviados como anónimo.

Nombre: Correo:

Blog/página personal: | recordar datos. .
Suscribirme a esta entrada: (cuando alguien de una respuesta, me será notificado por correo)

Su comentario será publicado inmediatamente.
¿Cuál es el resultado de 7 mas 4?

Responda correctamente para que su comentario sea enviado.

Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad