Cada niño un regalo de DIOS!!!

Escrito por German de la Cruz Carrizales el jueves 19 de noviembre, 2009 - 16:54 en

CUANDO nos preguntan cuántos hijos tenemos, respondemos: “Tenemos tantos y tantos hijos”.

Pero, ¿tenemos conciencia de que esos hijos nuestros son un regalo de Dios? (¿Qué es un niño?, disfrute lo que es un niño, haga clic en la dirección de abajo)

 

            http://www.youtube.com/watch?v=emje5QCILzE 

 

Nuestros hijos son “nuestros”, pero, habría que agregar, más que ser nuestros son de Dios. Nosotros pusimos las condiciones biológicas para engendrarlos. Pero en el mismo instante de su concepción, Dios infundió una semilla de vida un alma espiritual.

En torno a la problemática sobre el aborto y la píldora del día siguiente, la Iglesia ha enfatizado con mayor fuerza que lo que generamos, desde el inicio, es una persona humana. Lo engendrado es persona, porque Dios ha intervenido directa y creadoramente en ese proceso. Él es el que decidió su existencia, quién será esa persona, su originalidad y su misión. Nosotros determinamos genéticamente su condicionamiento psicosomático, pero no la esencia de su persona como tal. Si, por ejemplo, engendramos gemelos, cada uno de ellos –mas allá de su semejanza y estructura biológica- poseerá una individualidad original, única. Cada uno de ellos es una persona distinta, porque Dios, en un acto creador, le infunde un espíritu que le confiere una personalidad única e irrepetible.

Esta verdad filosófica y teológica reviste una importancia capital para el hijo mismo y para nosotros como padres. En el pleno sentido de la palabra: nuestros hijos son un don, un regalo que Dios nos hace. No se trata de un modo de decirlo. Es realmente así. Él ha puesto en nuestras manos y en nuestro corazón lo más valioso que pudo regalarnos. Nos ha confiado un don precioso, al cual debemos cuidar y servir con amor y responsabilidad. Un don que, en lo más profundo, entraña un misterio que nosotros, poco a poco, vamos a ir descubriendo, aunque nunca en su totalidad.

La Divina Providencia previó los talentos y la originalidad de nuestro hijo. Dios lo amó desde toda eternidad y en el momento preciso decidió que existiera. En ese proceso nosotros fuimos sus instrumentos, co-engendradores de esa nueva vida. La paternidad de Dios es el fundamento de nuestra paternidad.

¿Qué se deduce de esa realidad existencial? Muchas cosas y muy importantes, como que les debemos una actitud de profundo respeto, ya que considerar a nuestros hijos como un regalo de Dios nos lleva, en primer lugar, a profesarles un gran  respeto. Porque ellos, antes de ser nuestros hijos, son hijos de Dios. De algún modo son sagrados, santos. Más todavía si esos niños recibieron por el bautismo la gracia santificante, que los hizo “participes de la naturaleza divina”, “familiares” de Dios e hijos de María Santísima. Ellos son pertenencia de Dios. Cada uno es un miembro único en el Cuerpo de Cristo, con una misión específica en él. Por ello nuestro amor como padres no puede disponer de los hijos según nuestro parecer y antojo, sino que debe estar envuelto por el mismo respeto y tacto con que tratamos las cosas sagradas.

El respeto es una actitud que permite que el otro sea quien es y que, con actitud de servicio y delicado tino, lo ayuda a llegar a ser lo que debería ser. El respeto no hiere, no daña, ni ofende. El respeto es tal vez la virtud más necesaria y, por desgracia, a menudo la más escasa. Constituye el alma de nuestra labor educativa de padres.

El amor y el cuidado por los hijos se convierten, entonces, en servicio a su originalidad; en apoyo para que ellos desarrollen las potencialidades que Dios puso en su alma; en ayuda para que se encausen por la senda que Dios ha previsto para ellos. Nuestro amor respetuoso de padres les da alas, les regala libertad; nunca los “ahoga” con muestras de amor o con excesivos cuidados.

Es por ello que, “Por nuestros hijos somos lo que somos”. Desde el momento que somos padres ya no somos más individuos aislados: somos de nuestros hijos, para ellos y con ellos. Desde el momento que engendramos un hijo, nuestra individualidad ha quedado significada con una nueva realidad. El vínculo que nos ata a él pertenece a nuestro ser mas íntimo. Si nuestra relación con los hijos se debilitase o, incluso, la negásemos (muy común en nuestro tiempo), se desdibujaría nuestro propio ser. 

Agradezcamos de corazón al Señor el regalo que nos ha hecho con cada hijo. Ese hijo nos hace plenos, nos perpetúa, nos exige. Hace brotar lo mejor que hay en el fondo de nuestro ser… siempre que lo aceptemos como un regalo de Dios. A veces nos costará descubrir el don que ese regalo encierra: una enfermedad, algún problema físico, u otra circunstancia determinada, puede hacerlo difícil. En la oración y en la vida llegaremos a descubrir, también en esos casos, el significado de ese regalo de Dios. Mientras tanto que este día del NIÑO sea ocasión de alegría y felicidad!!! Feliz día del NIÑO!!! (¿Que seriamos capaces de dar por nuestros hijos? Escuche esta reflexión, “El día que mi María José nació” haga clic en la dirección de abajo)

 

     http://www.youtube.com/watch?v=joHthQ0423Q

 

Si aun no lee el articulo “Amarse con los defectos” se lo recomiendo en la dirección:

 

http://blogsiglo.com/archivo/439.amarse-con-los-defectos.html

 

"Despertar...es" 
Un encuentro contigo mismo
Un libro que una vez
que inicias, no podrás dejar de leer.
Disponible ya en CD
   

 

“QUIEN NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR”

German de la Cruz Carrizales

  Torreón, Coahuila. México

                 MMIX

 


Este post ha sido 9605 veces visto.
comments powered by Disqus

1 comentarios de "Cada niño un regalo de DIOS!!!"

#1 luna escribió: 09/jun/2009

HOLA ING GERMAN DE LA CRUZ...FELIZ DIA DEL NIÑO porque todos llevamos un niño dentro:claro que si es un regalo maravilloso de Dios que son maestros que nos enseñan: a conocer y creer en el amor infinito de Díos para cada uno de nosotros los padres y madres de familias

reciba saludos y mil gracias por su tema hermoso


Si el comentario no está relacionado con el tema, podrá ser borrado o no ser publicado. Recuerda que al hacer un comentario en forma anónima, se registra la dirección de internet.
¿Tiene cuenta en El Siglo de Torreón? escriba los datos:
Usuario/correo: Contraseña:

Si usted se identifica podrá ver sus comentarios, borrarlos y si tiene fotografía establecida en "Mi Siglo" entonces aparecerá en sus comentarios.

De lo contrario sus comentarios serán enviados como anónimo.

Nombre: Correo:

Blog/página personal: | recordar datos. .
Suscribirme a esta entrada: (cuando alguien de una respuesta, me será notificado por correo)

Su comentario podrá ser publicado después de ser revisado por el autor del post.
¿Cuál es el resultado de 6 menos 7?

Responda correctamente para que su comentario sea enviado.

Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad